Log in | Sign up | Contact us | Cancel my account | Get help

Update with Spanish Translation! Bishop Spong Featured in CNN’s Belief Blog

16 January 2012

The Bible is both a reservoir of spiritual insight and a cultural icon to which lip service is still paid in the Western world. Yet when the Bible is talked about in public by both believers and critics, it becomes clear that misconceptions abound.

To me, three misconceptions stand out and serve to make the Bible hard to comprehend.

First, people assume the Bible accurately reflects history. That is absolutely not so, and every biblical scholar recognizes it.

The facts are that Abraham, the biblically acknowledged founding father of the Jewish people, whose story forms the earliest content of the Bible, died about 900 years before the first story of Abraham was written in the Old Testament.

Head to CNN.com for the full text of Bishop Spong’s latest essay for CNN entitled, “My Take: The 3 Biggest Biblical Misconceptions.”

http://religion.blogs.cnn.com/2011/12/29/my-take-the-3-biggest-biblical-misconceptions/

Update:  A reader of Bishop Spong from Spain, Aurelio Miguel Lepe, has sent us a Spanish translation of this new CNN blog.  Enjoy!

Es lo que creo: Las tres concepciones erróneas más grandes sobre la Biblia.

Nota del Editor: John Shelby Spong fue obispo episcopal de Newark, New Jersey, y es autor de “Re-Claiming the Bible for a Non-Religious World” (Recuperando la Biblia para un Mundo No Religioso).

Por John Shelby Spong, especial para la CNN.

Para mí, tres son las concepciones erróneas destacadas que sirven para hacer que la Biblia sea difícil de comprender.

La primera, la gente asume que la Biblia refleja la historia de una manera precisa. Esto no es así en absoluto, y cada especialista bíblico así lo reconoce.

Los hechos son que Abraham, reconocido como el padre fundador del pueblo judío, cuyas historias dan forma a las primeras historias de la Biblia, murió 900 años antes de que la primera historia sobre Abraham fuera escrita en el Antiguo Testamento.

¿Puede una narración tribal que se ha ido pasando durante 45 generaciones ser reconocida como histórica, al menos como la historia es entendida hoy?

Moisés, el genio religioso que puso su sello en la religión del Antiguo Testamento de forma más poderosa que cualquier otra figura, murió unos 300 años antes de que la primera historia de Moisés entrase en la forma escrita de lo que llamamos Santa Escritura.

Esto quiere decir que cualquier cosa que nosotros sabemos de Moisés en la Biblia tuvo que ser transmitida oralmente a través de unas 15 generaciones antes de ser escrita. ¿No es cierto que la historia de figuras heroicas se crecen, tienden a magnificarse y llegan a rodearse de mitología interpretativa según el paso de los años?

Jesús de Nazaret, de acuerdo con nuestras mejores investigaciones, vivió entre los años 4A.C. y 30 D.C. Aun así los evangelios fueron escritos entre los años 70 y 100 D.C., o de 40 a 70 años tras su crucifixión, y fueron escritos en griego, un idioma que ni Jesús ni sus discípulos hablaban o eran capaces de escribir.

¿Son los evangelios por tanto capaces de ser guías eficaces para la historia? Si nos alineamos con los evangelios en la secuencia de tiempo en que fueron escritos – esto es, primero el de Marcos, seguido por el de Mateo, luego por Lucas y terminando con Juan – podemos ver exactamente cómo la historia se amplió entre los años 70 y 100.

Por ejemplo, los milagros no se vinculan a la memoria de la historia de Jesús hasta la octava década. El milagroso nacimiento de Jesús es una adición de la novena década; la historia de la ascensión de Jesús a los cielos es una narración de la décima década.

En el primer evangelio, Marcos, el Cristo resucitado no aparece a ninguno, pero cuando llegamos al último evangelio, Juan, Tomás es invitado a sentir las marcas de los clavos en las manos de Cristo y sus pies, así como la herida de su costado.

Quizás el momento más significativo contra la afirmación de una historicidad precisa de la Biblia la tenemos cuando leemos la narración más temprana de la crucifixión que encontramos en el evangelio de Marcos y descubrimos que no está basado en testigos oculares en absoluto.

En lugar de esto, es una situación interpretativa diseñada para ajustar la historia de la muerte de Jesús a los anhelos mesiánicos de las Escrituras Hebreas, incluyendo el Salmo 22 e Isaías 53.

La Biblia interpreta la vida desde su perspectiva particular; no detalla de una forma objetiva el viaje de la humanidad a través de la historia.

La Segunda concepción errónea viene de la distorsionada afirmación de que la Biblia es en sentido literal “la palabra de Dios”. Solamente alguien que nunca ha leído la Biblia podría hacer tal afirmación. La Biblia muestra a Dios odiando a los egipcios, parando el sol en el cielo para permitir a Josué matar a más amorreos y ordena al rey Saúl que cometa un genocidio contra los amalequitas.

¿Pueden estos actos inmorales ser llamados “palabra de Dios”? ¡El libro de los salmos promete felicidad a los judíos derrotados y exiliados solamente cuando ellos golpeen las cabezas de los niños babilónicos contra las rocas! ¿Qué clase de Dios sería ese?

La Biblia, cuando leída literalmente, llama a la ejecución de niños que son desobedientes con sus padres, a los que adoran falsos dioses, a los que cometen adulterio, a las personas homosexuales y a cualquier hombre que tenga sexo con su madrasta, por nombrar algunos casos.

La Biblia exhorta a los esclavos a ser obedientes a sus señores y a las mujeres a ser obedientes a sus maridos. Con el paso de los siglos, los textos como estos, tomados de la Biblia e interpretados literalmente, han sido usados como armas poderosas y malvadas para justificar prejuicios y justificar las acciones más crueles e inhumanas.

La tercera concepción errónea es que la verdad bíblica es estática e invariable. Al contrario, la Biblia nos presenta una historia que evoluciona, y en tales patrones evolutivos se revela finalmente el valor permanente de ésta.

Fue un largo camino para los seres humanos y sus valores viajar desde la deidad tribal encontrada en el libro de Éxodo, que ordena la muerte de todos los primogénitos masculinos en cada casa de Egipto en la noche de la pascua, hasta que alcanzamos un entendimiento del Dios que nos dice que amemos a nuestros enemigos.

Los momentos de transición de este viaje pueden ser estudiados fácilmente. Fue el profeta Oseas, escribiendo en el octavo siglo A.C, quien cambió el nombre de Dios a amor. Fue el profeta Amos quien cambió el nombre de Dios a justicia. Fue el profeta que llamamos Jonás quien nos enseñó que el amor de Dios no está determinado por los límites de nuestra habilidad para amar.

Fue el profeta Miqueas quien entendió que los bellos y generosos rituales religiosos  no eran las cosas que requiere la adoración, sino “hacer justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con tu Dios”. Fue el profeta que llamamos Malaquías, escribiendo en el siglo quinto A.C., quien finalmente vio a Dios como la experiencia universal que transciende todos los límites nacionales y tribales.

Uno sólo tiene que mirar a la historia cristiana para observar por qué estas concepciones erróneas son peligrosas. Ellas han alimentado las guerras y persecuciones religiosas. Han alimentado el racismo, el machismo, el antisemitismo y la homofobia. Han ido contra la ciencia y la explosión del conocimiento.

El significado último de la Biblia escapa a los límites de lo humano y nos llama a reconocer cada vida santa, amada, y a ser plena en todo su potencial. La Biblia es, por tanto, no sobre religión en absoluto, sino para que seamos completamente y profundamente humanos. Nos invita a vivir plenamente, amar con derroche y a tener el coraje para ser completos.

Esto es por lo que atesoro este libro y por lo que lucho para reivindicar que es un mensaje esencial para nuestro creciente mundo no religioso.

El artículo en inglés: http://religion.blogs.cnn.com/2011/12/29/my-take-the-3-biggest-biblical-misconceptions/


In Need of a Good Word?

We encourage you to show your support for positive and progressive Christian views by becoming a part of Bishop Spong's growing online community. You'll receive a new column each week on topics in social justice and spirituality that matter most.

Join the Movement

Free Q&A Email

Sign up for Bishop Spong's FREE weekly Q&A email.

Browse by Date

Browse our monthly archives:

Connect on Facebook